Uncategorized no image

Published on octubre 20th, 2009 | by GAby Menta

0

El último mandamiento en la Red: no Protestarás.

  • La capacidad de la red para plantar cara al poder se revela decepcionante
  • Ver, oir y callar es la última tendencia en internet, se impone la sumisión
  • Va siendo hora de que estalle la elitista burbuja en la que se cobijan los internautas

No hace falta que nadie te lo ordene para que intervengas en los acontecimientos que están guiando tu vida y, aunque sea ‘virtualmente’, exijas algo tan lógico como que nuestros políticos rindan cuentas, por ejemplo.

¿Estás contento con cómo manejan el cotarro Gobierno y oposición? ¿No habíamos quedado en que internet era democracia en estado puro? Resulta que la mentira ha ido creciendo como una gran bola de nieve, alimentada por esa milagrosa facilidad para que los amantes de la foca monje o los fans de un grupo de folk de Groenlandia, se unan y luchen por una causa común.

Sin embargo, la realidad se ha revelado decepcionante gracias a la crisis, porque salvo para anécdotas, la red ni tan siquiera está siendo utilizada para pedir explicaciones o negarnos a que se reduzcan los sueldos.

«Estoy de acuerdo con que resulta desalentadora esa ausencia de movilización. Refleja lo que es internet en España. Hay mucha actividad y activismo pero se mueven en torno a unos intereses muy especiales, y están poco conectados con los intereses generales de la sociedad. Hay un desacoplamiento. Y esto se une a que en España la actividad política en la red es mínima. Los partidos y los sindicatos, particularmente, no tienen una estrategia digital clara.

Su presencia en la red es testimonial. Se produce un vacío porque las instituciones que podrían promover una movilización, no lo hacen». Juan Freire, uno de los observadores más solventes de los cambios sociales y oportunidades que genera internet, echa en falta iniciativa y voluntad para transformar la situación de parálisis en la que estamos atascados.

No hay que ser un ‘abuelo cebolleta’ para recordar como en la anterior crisis, la huelga general de 1994 fue un éxito en el que triunfó la solidaridad entre los trabajadores. Sin tener que echar mano del genérico «compañeros del metal», parece que hoy sobran motivos y, encima, se cuenta con una potente herramienta de difusión como es internet.

«En la actualidad se juntan dos problemas, uno generacional y otro propio de la sociedad mediática. Los que nos encontramos en puestos de dirección política, económica y social pertenecemos a la generación anterior a la red y, por lo tanto, entre los recursos que manejamos para entrar en contacto con la sociedad se excluye internet. Por otro lado, el ciudadano crítico se ha convertido en un ser complaciente con la pasividad propia de un espectador», explica Esteban González Pons, secretario de Comunicación del PP y experto en redes sociales.

Pronunciar la palabra «huelga» en los tiempos que corren se considera un improperio grave, para el que sólo sirve como atenuante la ignorancia de los planes sociales que el Gobierno ha puesto en marcha. Cualquier llamada a uno de los dos grandes sindicatos acaba siempre en justificación, aunque el motivo de la consulta sea referente a salud laboral.

Marc Vidal, fundador de Cink Shaking Business —iniciativa de servicios de agitación 2.0 para empresas—, emprendedor y bloguero económico de referencia, lo tiene claro: «Los que otras veces movilizaban, ahora no representan a nadie. Se está estrechando la clase media y va ganando terreno la ‘mileurista’, a la que llegar a fin de mes ya le parece un milagro. No se sienten representados por los sindicatos. Gracias a los planes en el sector del automóvil, el plan E… se está consiguiendo neutralizar las protestas», apunta Vidal. Para este experto, «la crisis no ha alcanzado aun a todo el mundo.

Primero ha atacado a los más débiles, pero se está extendiendo el radio de acción. Cuando muchos empiecen a tener problemas para irse a tomar una caña, irá cambiando la percepción. Por ahora nuestro sistema laboral permite que trabajando poco tiempo se tenga derecho a prestación por desempleo. Lo que se une al aumento del déficit aplicado a salvaguardar el culo —dinero en subsidios, ayudas para hacer zanjas…— y a que la prensa tradicional se ha esforzado en transmitir el mensaje que el poder quiere», añade de forma crítica.

Cada día aumentan las empresas en las que se están bajando los salarios ante la amenaza de despidos. En la lista se sitúan muchos grupos de comunicación y, por supuesto, ni sindicatos ni medios denuncian la obvia pérdida de derechos.

«Se ha extendido la idea de que el problema no es nacional y de que la responsabilidad de la crisis está fuera de nuestras fronteras. El debate público se limita a la subida de impuestos y poco más. La respuesta del Gobierno ha sido resistir y echar mano de la ayuda social y los sindicatos no tienen motivo de queja ya que la política se está definiendo desde su campo«, reflexiona el sociólogo y profesor de la Universidad de Comillas Fernándo Vidal.

El sometimiento elegido libremente

En este ambiente tan complaciente, en el que reina un silencio sepulcral, si decides lanzarte a buscar almas inquietas o un atisbo de inconformismo en alguna web, resulta descorazonador toparte con la cruda realidad. Felix Lavilla, senador socialista y uno de los pocos políticos con fe en la red, considera que «internet es una pantalla de participación ciudadana, una forma de comunicación más que permite a gente de diferentes lugares establecer relación alrededor de intereses comunes. Pero para abrir ciertos procesos, lo normal es que se inicien también en la vida real. Hay gente como los ecologistas que sí que le sacan partido a la red. Si se recortasen los derechos, por ejemplo los salarios, se habrían impulsado protestas, pero este Gobierno tiene muy cubierta esa parte de amparo social», explica el senador.

¿De verdad los ciudadanos, los votantes, los internautas, somos tan simples o se trata de una falsa comodidad? Ver, oír y callar es la última tendencia en la red, la actitud más ‘cool’ del siglo XXI es el sometimiento elegido libremente. Mirar por encima del hombro, como si hubieses alcanzado una pantalla a la que el resto no llegarán jamás. Freire no duda en meter el dedo en la llaga: «La gente en internet es elitista y está en los márgenes del sistema.

La crisis se percibe como un problema de dimensiones tan gigantescas que no se sabe por dónde abordarlo. Esta situación está reflejando las miserias de internet, y su falta de fuerza. Hay mucho ombliguismo, algunos internautas se creen que están en la cresta de la ola, pero viven en una burbuja en la que existe una irrelevancia hacía los temas sociales que impide conectar con la realidad social».

¿Se apunta alguien?

Hoy se debaten en el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado, a los que todos aportamos nuestro granito de arena. En las urnas se ha elegido a quienes durante dos días negociarán, pactarán o se tirarán a la cara las cuentas para el complicado 2010. Igual no estás de acuerdo pero prefieres votar a los concursantes de Gran Hermano o mandarle un sms a Jorge Javier Vázquez para felicitarle por su premio Ondas.

«La gente de los blogs que mantiene un mensaje crítico es tachada de agorera y acusada de no aportar soluciones. La sociedad está anestesiada. No protestan porque no saben el porqué. El escenario más conflictivo no ha llegado, y eso que ya están rebajando los conceptos de derechos. Ésta, por primera vez, va a ser una generación más pobre que sus padres. Al final, acabarán protestando», asegura Marc Vidal.

No deja de tener su gracia que los propios políticos tomen la delantera a los sumisos internautas. El ex ministro Jordi Sevilla animaba ayer desde su blog a hacer algo más que cambiar de canal cuando Rajoy o Zapatero rivalizan en mediocridad desde la tribuna del Congreso. «Hacen falta amplios acuerdos políticos impulsados por estadistas que piensen más en las próximas generaciones que en las próximas elecciones. Pero, también desde la movilización ciudadana podemos contribuir a conseguirlo. ¿Se apunta alguien?«. Igual notas una punzada en tu orgullo. No habría estado mal que lo hubieras propuesto tú.

via.soitu.es

Tags: , , ,


About the Author

Creador de #Squoosh, Visual-Agency , dedicada a acompañar a sus Clientes en distintos Proyectos Digitales , Consultor Internacional, Technical Evangelist Adobe Systems /. Consultor para Adobe , Macromedia y Apple . Premiado a nivel Nacional e Internacional. Premio al “Mejor Consultor de Latinoamerica” Adobe Systems . Mejor Speaker Argentino . 4to puesto en el Ranking Mundial al “Mejor Orador Hispano Parlante” . Mejor Consultor Senior de la Region. En La actualidad estoy muy Enfocado en Generar Canales de Contenidos Visuales y guianes para Grandes Empresas, Proveedores y Clientes Finales. Mail gabymenta@gmail.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑