#MusicMonday

Published on Mayo 19th, 2017 | by GAby Menta

0

HAY OTRA FORMA DE SONAR LATINO

En el ‘mundo de hoy’ -como dirían algunos-, amantes de la música nos preguntamos algo básico: ¿Cómo es posible que teniendo tanta oferta musical existan muchísimos jóvenes-y no tan jóvenes-que idolatran el reguetón?

Por ejemplo, el caso de un tipo como Pitbull, quien es según las encuestas uno de los mejores pagados de la última década por su “Dale muñequita, abre ahí and let it rain over me” y sus ajustados pantalones blancos con los que baila sensualmente junto a sus bailarinas y una que otra cantante de moda. No me mal interpreten, no tengo nada en contra de Armando Pérez. Es simplemente que sus letras y su manera de expresarlas son, hasta cierto punto, un insulto al intelecto y que por la exposición que le generan los medios de comunicación en el mundo logra vender su música como el género con el que se identifica a los latinos.

Usualmente, europeos o asiáticos, incluso canadienses o estadounidenses tienen un concepto erróneo del “sonido latino”. Piensan que este movimiento pélvico al ritmo de Daddy Yankee, Don Omar y el mismo Pitbull es lo único que un latino puede bailar y escuchar. Evidentemente no estoy de acuerdo, porque estamos encasillados en este tipo de lírica que deja muy mal parada a la mujer…mujer que baila feliz sin percatarse del mensaje de estas canciones. Y lo que de verdad me preocupa es eso: que las bailen y se dejen llevar solo por el ritmo. Muchos ya no piensan en las letras, solamente las cantan y se menean  sin prestarle atención a lo que quieren expresar los representantes de este género.

Obvio, en la fiesta no vas a estar pensando en qué tan profunda es una canción de reguetón, tu punto puede ser también que las bailas y cantás solo en el boliche y que en tu iPod o en tus listas de Spotify nunca vamos a encontrar ni una sola pieza de éstas; sin embargo, aún así estás contribuyendo a que este movimiento crezca, a que discotecas, bares, radios, canales de videos juveniles y que hasta productores de conciertos se conformen y no propongan algo nuevo y así contribuyan a que sigan propagándose por montones artistas que posiblemente tengan talento para ser algo más que un exponente del reguetón.

Este, que sobrepasó la parte musical para convertirse en un fenómeno social, aumenta el consumo de masas que busca precisamente modificar los comportamientos de la población, no solo latinoamericana, unificándolos para que todos actuemos del mismo modo, la gente pierde su sentido crítico porque se deja llevar por estereotipos impuestos y vos, sin darte cuenta, te convertís en un consumidor influenciable que se conforma…digamos que con lo básico. ¡Ojo! No solo aplica en música.

Los sonidos tienen un gran efecto en nuestras vidas, producen diferentes reacciones en cada uno y lo que pone a bailar a tu vecino, probablemente no lo logre con vos. En la música, como en cualquier rama del arte, hay para todos los gustos y algunas bandas o dj’s con esa influencia latina como Los Amigos Invisibles, A Band Of Bitches, Kinky, Plastilina Mosh, Technicolor Fabrics, Porter o AR Ferdinand hacen música buenísima que siempre te pone al menos a mover la patita.

Afortunadamente-hay otra forma de sonar latino-

By @La_Carm (twitter) , La_Carms (spotify)

Tags: , , , , , ,


About the Author

Creador de #Squoosh, Visual-Agency , dedicada a acompañar a sus Clientes en distintos Proyectos Digitales , Consultor Internacional, Technical Evangelist Adobe Systems /. Consultor para Adobe , Macromedia y Apple . Premiado a nivel Nacional e Internacional. Premio al “Mejor Consultor de Latinoamerica” Adobe Systems . Mejor Speaker Argentino . 4to puesto en el Ranking Mundial al “Mejor Orador Hispano Parlante” . Mejor Consultor Senior de la Region. En La actualidad estoy muy Enfocado en Generar Canales de Contenidos Visuales y guianes para Grandes Empresas, Proveedores y Clientes Finales. Mail gabymenta@gmail.com



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑